0
10 CONSEJOS PARA ELEGIR TU MÓVIL

10 CONSEJOS PARA ELEGIR TU MÓVIL

Hoy traemos los principales consejos que tienes que tener en cuenta a la hora de elegir un móvil, esto os ayudara a decidiros entre la gran cantidad de modelos que hay ahora mismo en el mercado.

¡Comencemos!

 

  1. Piensa en que uso que le vas a dar

Lo primero que tenemos que plantearos para elegir bien tu nuevo móvil es que seas realista con el uso que le vas a dar, lo primordial es conseguir un móvil que se adapte lo mejor posible a ti, si reflexionas fríamente en la utilización real que le das al teléfono puedes conseguir ahorrar bastante si se obvian prestaciones que no necesites.

 

Por ejemplo: Si vas a usar el móvil de forma casual, para ver un video de vez en cuando, navegar por Internet ocasionalmente, enviar mensajes o usar alguna aplicación de forma muy esporádica no necesitarás un móvil muy potente.

 

En cambio, si piensas darle un uso más intensivo, descargando archivos y usando normalmente juegos y aplicaciones actuales, necesitarás más potencia.

 

Si tienes en mente usarlo para trabajar, necesitas un móvil con un rendimiento acorde al trabajo que le vayas a cargar. Necesitaras que su batería aguante para tenerlo operativo durante toda la jornada.

 

  1. Cámara

Actualmente elegir un móvil en función de la cámara de fotos, o del número de cámaras que tenga ya es cosa del pasado, la mayoría de los móviles hacen fotos y videos con una resolución adecuada y una nitidez y calidad suficiente.

 

Si vas a hacer un uso medio del teléfono y no tienes ninguna necesidad específica, a no ser que sea por una cuestión de trabajo o tengas la fotografía como hobby, la resolución de la cámara no es un factor decisivo a la hora de comprar un móvil. Hoy en día, la gran mayoría de teléfonos tienen cámaras con una resolución que ronda entre los 8 y 12 megapíxeles, más que suficiente para las fotos cotidianas a las que estamos habituados a hacer.

 

  1. Sistema operativo

Una gran decisión es saber elegir el sistema operativo que llevara nuestro móvil. Los tres sistemas operativos mayoritarios en el mercado son: Android, iOS de Apple, y Windows Phone.

 

La facilidad de uso es una de las principales diferencias entre estos tres sistemas. El iOS y el Windows Phone, están diseñados para ser intuitivos, en lo que aventajan al Android al cual la gran mayoría ya estamos acostumbrados.

 

Una diferencia muy marcada entre los tres sistemas es el uso de aplicaciones. Android, permite que cualquier desarrollador pueda realizar apps o programas para el sistema operativo, lo que nos da acceso a una enorme cantidad de aplicaciones disponibles, algunas gratuitas y otras de pago, lo que aventaja enormemente a iOS que sólo permite utilizar aplicaciones desarrolladas por Apple o por grandes compañías de software. Windows Phone, sin embargo, a pesar de llevar casi la misma política de iOS, ha lanzado una enorme cantidad de aplicaciones para igualar a sus oponentes.

 

  1. Procesador:

La potencia de un teléfono depende directamente de su procesador, sin embargo, diferenciar procesadores es complicado sin saber todos los aspectos técnicos. En términos de rendimiento no hay ganadores ni perdedores ya que hay teléfonos muy potentes de todas las marcas y sistemas. Principalmente hay que tener en cuenta dos factores a nivel de potencia, la frecuencia y el número de núcleos.

 

La frecuencia es la velocidad con la que el procesador hace una tarea. Este dato normalmente lo encuentras con la terminación GHz (Gigahercio). Cuanta más frecuencia, nuestro móvil será más rápido a la hora de manejar todas las tareas que tenga en ejecución; pero no todo es velocidad, se necesitan varios núcleos para que el procesador pueda manejar toda esa información sin trabarse.

 

Los núcleos son la cantidad de “capas” que tiene un procesador, cada uno de estos núcleos puede hacer una tarea por separado. A mayor cantidad de núcleos, más procesos será capaz de realizar el móvil sin sobresaturarse.

 

Para un uso moderado del teléfono con un dual core será suficiente; así que si quieres usar con fluidez más aplicaciones, juegos o usarlo para trabajo, deberías elegir un modelo que tenga de cuatro a ocho núcleos para obtener un mejor rendimiento.

 

  1. Memoria RAM:

La memoria RAM es otro de los indicadores más importantes de la potencia del teléfono junto con el procesador.

 

La memoria (Se mide en Gigabytes) es la cantidad de memoria de trabajo que tiene el teléfono, así que a más memoria, más aplicaciones puede tener abiertas a la vez, y más capacidad de procesar información. Como podéis ver, está ligado directamente al procesador.

 

Si abres más aplicaciones de las que la memoria RAM del móvil te permite, empezará a funcionar a trompicones y a colgarse, por ello es importante que tu móvil tenga memoria suficiente para el uso que quieras darle.

 

Si vas a darle un uso esporádico al teléfono deberías elegir un modelo de 2GB de memoria RAM mínimo; y  para usos más intensivos aumentar por lo menos a 4GB o superior.

 

  1. Espacio de almacenamiento (ROM):

El espacio de almacenamiento es el “almacén” interno del teléfono, y de lo grande que sea dependerá el número de aplicaciones y archivos que puedas guardar.

 

Con una memoria ROM de 8GB para uso poco intensivo puedes tener un punto de partida, nunca con menos porque se llenará en pocos meses o semanas, afectando al rendimiento del teléfono, y aunque sea ampliable mediante tarjetas es muy incómodo tener que borrar y traspasar datos de un sitio a otro porque se llena la memoria; así que si es posible intenta tener más de 8GB de almacenamiento porque aunque sea un poco más costoso, la inversión merece la pena.

 

 

  1. Seguridad:

La seguridad en nuestros teléfonos móviles actualmente está ligada a las aplicaciones que instalamos en ellos. Durante mucho tiempo se ha creído que Android era menos seguro que iOS, precisamente por su mercado de aplicaciones.

 

Como hemos explicado antes, dependiendo de nuestro sistema operativo tendremos acceso a unas aplicaciones u a otras, siendo Android la que tiene la biblioteca más grande y a la vez más arriesgada puesto que cualquier desarrollador puede subir su app.

 

Por ello hay que tener especial atención a la hora de instalar nuevas aplicaciones, ver sus valoraciones y comentarios es de gran ayuda.

 

 

  1. Pantalla:

Elegir el tamaño y la resolución de la pantalla de tu nuevo móvil no afecta directamente al rendimiento, sino a lo grandes o claras que se vean las cosas en la pantalla.

 

Cuando eliges el tamaño de un móvil, es una cuestión de preferencia sobre todo. Según el tamaño de la pantalla podemos dividir los móviles así:

 

  • Pantalla pequeña: Menor de 3,5 pulgadas se considera que el móvil es pequeño. En un tamaño tan pequeño, aunque la resolución sea elevada puede llegar a ser difícil distinguir algunos textos o imágenes, así como videos.
  • Pantalla mediana: Entre 3,5 pulgadas y 5 pulgadas podemos considerar el móvil como de tamaño medio. Es un buen tamaño que se adapta prácticamente a todas nuestras necesidades. Se puede leer con claridad y los videos e imágenes se visualizan a un tamaño correcto para el ojo humano.

 

El tamaño de pantalla favorito para móviles es de 4,7 pulgadas, ya que no resultan aparatosos de manejar y las imágenes y textos son muy nítidos.

 

  • Pantalla grande: A partir de 5 pulgadas podemos considerar que es un móvil grande. Con estas pantallas se visualiza la información casi como en una Tablet pequeña, perfecto para ver películas, leer o jugar,  el único inconveniente es que puede llegar a ser demasiado grande para algunas personas y resultar muy aparatoso a la hora de llevarlo encima.

 

 

  1. Precio:

Obviamente, un factor importante a la hora de buscarnos un nuevo teléfono móvil, es nuestro presupuesto. Los terminales de Apple son sin lugar a dudas los más caros, llegando a doblar el precio de terminales Android y Windows Phone. Ante este aspecto recordar que no todo es la marca y que hay que comparar precios según las características técnicas que incluya cada móvil.

 

  1. Duración:

Muchas veces el hecho de sustituir nuestro teléfono por otro depende más de que el usuario se canse o de que sufra algún accidente que deje el teléfono inservible. Lo cierto es que hay una diferencia entre la vida media de los diferentes móviles.

 

En sistemas de iOS la fama les precede, los iPhone duran fácilmente entre 4-5 años, aunque van perdiendo potencia y estabilidad de forma gradual; mientras que la mayoría de los móviles Android son sustituidos entre 2-3 años. Todo depende de su buen uso, pero con el paso del tiempo poco a poco se van volviendo obsoletos conforme las actualizaciones de las app y del sistema operativo llegan.

 

En resumen:

Elegir un nuevo terminal puede ser una aventura, muchas marcas y ofertas inundan el mercado; por eso mismo esperamos que estos consejos os hayan ayudado a entender que hay muchas características para valorar y que es importante tenerlas en cuenta si vas a elegir un nuevo teléfono móvil, el cual esperamos sea el más adecuado para ti.

 

¿Y tú en qué te fijas para elegir móvil?

Leave a Reply