0
EL GRAN ENIGMA DEL IPHONE X

EL GRAN ENIGMA DEL IPHONE X

Todo se trata de un rumor que lleva varios días circulando por la red, y que varios medios ya han dado por seguro al tratarse del pronóstico de un conocido analista, el cual es famoso por filtrar características de productos móviles.

 

Apple podría dejar de fabricar el iPhone X, y podría hacerlo este mismo año en cuanto lleguen sus dos sucesores.

 

Esto supondría que el gigante iPhone X, el flamante terminal que se suponía que sentaría las bases para el futuro de los productos de Apple, podría dejar de estar a la venta para cuando llegue su sucesor. Mucho se dice sobre que puede ser debido a sus bajas y malas ventas, pero es un dato muy vago para llegar tan fácilmente a estas conclusiones. Lo que vamos a explicar se ha dicho literalmente sobre la producción del iPhone X.

 

A pesar de una posible cancelación del iPhone X , esto no quiere decir que se vaya a abandonar su diseño, ya que sus sucesores de final de año recogerían el testigo. En todo caso, lo que Apple haría sería dejar de fabricar el modelo y retirarlo de las tiendas, de manera que no estuviese a la venta a la vez que los próximos iPhones.

 

 

Quién ha filtrado la información

El responsable de esta conclusión es Ming-Chi Kuo, analista de KGI Securities. Se trata de un popular filtrador extremadamente atento a la línea de producción asiática de Apple, además de controlador de los movimientos concretos de Foxconn, el encargado de fabricar los iPhone. Gracias a esto, se permite tener varias fuentes dentro de la cadena que le permiten obtener siempre información de primera mano de quienes proporcionan las piezas para la fabricación de los productos de la empresa.

 

Pero para este espía hay un pequeño problema, y es que los proveedores de Apple no saben cuáles son las directrices y planes para el futuro del fabricante. Por lo tanto, es el propio Kuo el que tiene que interpretar toda la información fragmentada que recibe, lo que hace que tenga tantos fallos como aciertos. Por norma general, suele acertar de lleno con fechas de lanzamiento y características, pero no es tan fiable a la hora de hablar de estimaciones de ventas y previsiones.

 

 

Esta doble cara en sus predicciones la podemos encontrar en algunos ejemplos de sus propias predicciones pasadas. Por 2015 predijo que no volvería a haber un nuevo iPhone de 4 pulgadas (El esperado iPhone 6C) y hasta día de hoy así ha sido. El año pasado también acertó en que los iPhone de 2017 implementarían carga inalámbrica y  que sus cámaras frontales incluirían sensor de profundidad; acertó. Una muestra de que es bastante fiable a la hora de hablar de nuevas características.

 

Yéndonos al otro extremo, también ha fallado estrepitosamente a la hora de hablar del número de ventas de productos Apple, o al acertar con los posibles cambios en los nombres. Un ejemplo de esta dualidad en sus predicciones lo vimos en el año 2015, cuando acertó en que el iPad Pro llegaría en otoño con un stylus de Apple, pero falló al interpretar que ese lápiz implementaría también una tecnología similar a la de Force Touch.

 

¿Qué es lo que ha dicho exactamente del iPhone X?

La última predicción de Ming-Chi Kuo ha sido publicada en un informe interno de su empresa KGI Securities. Su contenido completo no se ha hecho público, pero la página MacRumors ha tenido acceso al documento, y en su artículo sobre el posible cese de fabricación del iPhone X han incluido el siguiente extracto de lo escrito por Kuo:

 

    “El iPhone X dañaría la reputación y valor de marca de los modelos nuevos de la segunda mitad de 2018 si se siguiera vendiendo a un precio inferior después del lanzamiento de los nuevos modelos: Disminuir el precio del iPhone X después del lanzamiento de los nuevos modelos sería negativo para el valor de la marca del producto, dado que los sensores 3D y la pantalla OLED son características del nuevo modelo de alto precio”.

 

“Además, vender el iPhone X a un precio inferior puede tener un impacto negativo en las ventas del nuevo iPhone LCD de 6,1 pulgadas. Por lo tanto, estimamos que el iPhone X llegará al final de su vida útil a mediados de 2018”.

 

Kuo hizo una filtración anterior en la que también había pronosticado datos de ventas. Preveía una bajada de envíos del iPhone X durante los dos primeros trimestres del 2018. El cambio se debe a que el mercado chino no está abrazando el terminal como se esperaba. Esto es exactamente lo que decía su informe en un extracto que también publicó MacRumors:

 

    “Revisamos a la baja los envíos del iPhone X en la 1Q18 y 2Q18 a 18 millones de unidades y 13 millones de unidades respectivamente, por debajo del consenso del mercado de 20-30 millones y 15-20 millones de unidades. Esperamos que el iPhone X llegue al fin de la vida útil (EOL) a mediados de 2018, y que los envíos del ciclo de vida total sean de alrededor de 62 millones de unidades, menos que nuestra previsión anterior de 80 millones de unidades”.

 

Con “envíos” no se están refiriendo a las ventas, sino a los envíos de dispositivos a las tiendas donde se venden. Esta predicción vino acompañada de otra en la que se refieren a los tres nuevos iPhones que dice que serán lanzados en 2018. Según Kuo, 2018 aportara un modelo OLED con pantalla de 5,8 pulgadas que sería el sucesor del iPhone X, otro con OLED de 6,5 pulgadas (Una especie de iPhone X Plus), y un modelo de 6,1 pulgadas con pantalla LCD. Esto es lo que dijo sobre ellos:

 

    “Creemos que la adición de modelos OLED de 6,5 pulgadas y LCD de 6,1 pulgadas aumentará la cuota de mercado de Apple en China, y que el iPhone LCD de 6,1 pulgadas de 650-750 dólares hará que sea más fácil para los usuarios de todo el mundo tener un sensor 3D y de pantalla táctil para iPhone que ofrece una experiencia de usuario innovadora”.

 

Ming-Chi Kuo, analista de KGI Securities

 

¿Qué significa esto y por qué tiene sentido?

Lo que ha venido a decir exactamente este analista, es que volver a bajar el precio del iPhone X perjudicaría el valor de sus sucesores este año, ya que podría convertirse en una alternativa demasiado económica en comparación con los dos nuevos sucesores que posiblemente vayan a mantener precios elevados siendo que comparten las mismas tecnologías.

 

Por lo tanto, para evitar que el iPhone X de Apple vaya a competir directamente con la próxima gama de productos de su misma compañia, Ming-Chi Kuo interpreta que la salida más lógica de Apple sería la de retirar el móvil del mercado. Siendo esta una interpretación bastante osada que hay que coger con pinzas. En verdad es un movimiento que tiene sentido a nivel empresarial, pero no deja de ser una teoria y no una información verificada.

 

La posible retirada del iPhone X no tiene por qué deberse a sus ventas.

Siendo que esta conclusión salió mientras se rebajaban las expectativas de ventas del iPhone X, el señor Kuo ha creado un rumor justificado que a provocado que muchos lo vean completamente verídico. Pero recordar que no tiene por qué ser verdad, principalmente porque el propio analista ha fallado muchas veces en sus pronósticos de ventas.

 

Además, en el caso de que las predicciones fueran ciertas, tampoco serían números alarmantemente bajos para Apple. En 2017, Apple vendió más de 216 millones de iPhone en total. Si mantienen este ritmo a lo largo de este año, los 62 millones de iPhone X supondrían casi un 29% del total, nada mal para un móvil de 1.000 euros totalmente diferente a los anteriores que tiene que enfrentarse a dos hermanos pequeños más baratos y continuistas.

 

 

Sin embargo, tampoco sería la primera vez que Apple deja de fabricar un modelo de móvil ante la llegada de un nuevo móvil sucesor. Hicieron exactamente esto mismo cuando salió a la venta el iPhone 3G, dejando de vender el iPhone original y cuando Apple presentó los iPhone 5s y 5c también retiraron de la línea de producción del propio iPhone 5. Siendo que hay precedentes, tampoco es una predicción descabellada.

 

John Gruber, el inventor del formato Markdown y autodenominado gurú de Apple, sugiere en su blog que en el caso de ser cierto, el movimiento de Apple también podría deberse a un intento por distinguir los nuevos modelos del antiguo, pero también por lo difícil y costoso que resulta producir un iPhone. Sobre todo por sus pantallas OLED.

 

Las complejas cámaras que potencian el Face ID y, sobre todo, la escasez de paneles OLED podrían ser argumentos bastantes factibles para que Apple decidiese sacrificar a su último buque insignia. De esta manera, no se penalizaría la producción de las dos nuevas versiones del iPhone X con pantallas OLED de diferentes tamaños.

 

En cualquier caso, no hay que olvidar que estamos todavía a finales enero, por lo que de aquí a lo que pase el próximo verano todavía quedan muchos meses por delante. Apple tiene tiempo de sobra para cambiar de estrategia, aunque habrá que estar atento a lo que siga diciendo Ming-Chi Kuo, sobre todo a lo que puedan ir revelando con el paso del tiempo sobre la fabricación del iPhone X.

 

¿Y vosotros que opináis sobre el futuro del iPhone X?

 

Leave a Reply