0
FABRICAN UN MÓVIL  CASERO CON UNA RASPBERRY PI

FABRICAN UN MÓVIL CASERO CON UNA RASPBERRY PI

Los teléfonos móviles nos han cambiado la vida y más después de su exponencial evolución durante los últimos años. La fabricación de cualquier Smartphone es cara y requiere de una cadena de montaje especifica en fábricas con maquinaria especializada para el proceso…pero hay un proyecto que quiere demostrar una alternativa muy orientada a tener un teléfono casero 100% libre y seguro fabricado con piezas básicas.

 

Se trata del FreePhone, un proyecto desarrollado por dos expertos en seguridad españoles que ahora han publicado su trabajo para que cualquiera pueda construirse un smartphone casero. Dentro de las muchas limitaciones que incluye el resultado final, es todo un reto saber crear un teléfono que sea funcional usando una Raspberry Pi y algunos componentes adicionales.

 

 

Montarte un teléfono básico es más sencillo de lo que imaginas

 

 

Los creadores del FreePhone son @mindcrypt y @coke727, y como indican en el repositorio oficial de GitHub, todo surgió a partir de una conversación sobre privacidad y esteganografía. De hecho al usar un smartphone convencional, explicaban:

 

“No sabíamos qué estaba pasando dentro de estos dispositivos y no es fácil saber cuáles son los servicios que están ejecutándose y qué uso puede hacerse de nuestros datos sin que tengamos ni idea, las app y los sistemas operativos pueden ser traicioneros”.

 

Este proyecto cuenta con una wiki en la que se documenta todo el proceso, desde los componentes necesarios hasta el montaje de los mismos para obtener el resultado final. La idea es la de lograr construir un móvil básico que permita llamar, colgar, enviar voz, recibir voz y que cuente con una interfaz táctil. Nada de juegos, cámara, aplicaciones o incluso enviar SMS; recordemos que es un reto para conseguir por lo menos realizar una llamada con éxito.

 

Piezas muy sencillas de conseguir

Para todo este experimento han elegido una serie de piezas fáciles de adquirir y que permiten completar el montaje. En primer lugar, una Raspberry Pi 3 Model B o una Raspberry Pi Zero, pero parece más recomendable la RPi3 por haberse encontrado algunas incompatibilidades en la Pi Zero. En realidad esta pieza es la más importante de todo el proyecto pues se trata de una diminuta placa base de 85 x 54 milímetros (un poco más grande que una cajetilla de tabaco) en el que se aloja un chip Broadcom BCM2835 con procesador ARM hasta a 1 GHz de velocidad, GPU VideoCore IV y hasta 512 Mbytes de memoria RAM. Básicamente es un mini ordenador.

 

Para la interfaz táctil hacen uso de una pantalla Adafruit PiTFT de 2,8 pulgadas, mientras que para alimentar el móvil acabaron comprando una batería externa con dos puertos USB para alimentar tanto la Raspberry Pi como el módulo GSM.

 

 

Precisamente ese módulo GSM es otro de los componentes clave: es muy fácil hacerse con uno de ellos, y los creadores del proyecto indicaban por ejemplo este modelo con un chip SIMCOM SIM900. Para los auriculares y el micrófono reciclaron unos que tenían y de los que eliminaron la diadema pero conservaron la conexión minijack para conectarlos a ese módulo GSM.

 

Tras seguir los pasos de instalación que se indican en la guía obtenemos un resultado singular. Es cierto que el diseño es muy “crudo”, pero incluso podemos mejorar ese apartado haciendo uso de una carcasa diseñada para ser creada por una impresora 3D.

 

 

Un móvil GSM básico casero cuesta poco más de 100 euros

El coste total del proyecto es muy reducido:

 

  • 40€ de la Raspberry Pi 3
  • 35$ de la PiTFT
  • 21,50€ del módulo GSM
  • 12,95€ para la batería externa y el coste que tengamos por imprimir en 3D la carcasa.

 

El resultado es lógicamente tosco si lo comparamos a un smartphone convencional, pero sigue siendo sorprendente lo que se puede hacer con algo de tiempo, ganas, dinero, conocimiento y esas piezas accesibles en el mercado.

 

 

Más allá de esos 100-120 euros que cuestan los componentes, está el propio gozo que da el decir que has sabido construir un teléfono funcional. Puede que no seas capaz de hacer ni una foto con él, pero probablemente te sientas algo más seguro a la hora de llamar y recibir llamadas. El proyecto además está abierto a futuras mejoras por parte de quien quiera aportar.

 

Haciendo retrospectiva al proyecto, podemos valorar el coste real de los teléfonos móviles que se venden en tiendas y hacer una comparativa económica de lo que realmente valen y son capaces de hacer. Este experimento cuesta lo mismo que comprar un Smartphone de gama baja completamente funcional para todas las necesidades que tenemos en el día a día. Es algo de lo que hay que mentalizarse a la hora de renovar nuestro teléfono. Si os interesa saber más sobre este proyecto, aquí podéis acceder desde aquí a su wiki.

 

 

¿Y tú serias capaz de construir tu propio Smartphone?

 

Leave a Reply